Educación en diabetes

El farmacéutico Julián Laínez nos habla sobre la educación diabetológica, uno de los servicios más demandados en la farmacia donde trabaja.

Julián Laínez

Farmacéutico adjunto y vocal en ASFAS

Me parece importante recalcar el papel del farmacéutico en la educación diabetológica, la cual debe ser multidisciplinar entre enfermería, médicos y nosotros. Cabe destacar que una asociación profesional como “Farmacéuticos con Iniciativa” hace de este servicio uno de sus pilares de desarrollo y, a nosotros, cada día nos lo solicitan más. Exponemos al paciente diabético debutante cuáles deberían ser sus hábitos alimentarios, le explicamos conceptos y cantidades, le enseñamos a administrar una insulina y a manejar su medicación, le escuchamos, nos preocupamos por entender su situación y quitarle miedos, etc. Al diabético con una mala adherencia terapéutica, lo intentamos reconducir. A veces, porque ellos mismos nos lo piden y, otras, porque nosotros les ofrecemos el servicio al detectar errores, gracias a la atención farmacéutica que siempre hay que hacer.

Además de nuestra acción, siempre que lo vemos adecuado y necesario intentamos crear un diálogo con su médico de atención primaria y el servicio de enfermería para que el paciente mejore no solo en su enfermedad, sino en su calidad de vida.

La satisfacción del paciente diabético, sea cual sea el tipo, con este servicio es total, pues no solo se le aclaran conceptos que, a veces, desde atención primaria, no hay tiempo ni medios para explicarlos, sino que se crea un vínculo entre el paciente y la farmacia mucho mayor. Este lo aprovechamos para que esté más seguro y receptivo a consejos y líneas de actuación.

Puedes seguir a la farmacia de Julián Laínez en Twitter e Instagram.

 

Descubre más:

Observador del mes: Julián Laínez 

Comparte