Antoni-Real-cof-baleares-farmacia

Antoni Real: “Se ha visto la eficacia de la red de farmacias y la profesionalidad, compromiso y valor del profesional sanitario”

Hablamos con Antoni Real, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Islas Baleares. En la entrevista, nos habla sobre la farmacia asistencial y las iniciativas preparadas para un futuro próximo.

Antoni Real

Presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Islas Baleares

En primer lugar, ¿cuándo se fundó el COF Islas Baleares?

Si bien en 1898 se constituyó una Junta provisional para velar y hacer cumplir las disposiciones vigentes en ese momento en el ámbito farmacéutico, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de las Islas Baleares como tal se fundó el 4 de julio de 1900, en una Junta General extraordinaria que tuvo lugar en la sede del Colegio Médico-Farmacéutico de Palma. Pocos meses después, el 30 de noviembre, los farmacéuticos celebraron ya la inauguración de su propia sede colegial farmacéutica.

 

¿Qué vocalías y áreas de conocimiento cubre el colegio?

El COFIB consta de las vocalías de Administración y Salud pública, Alimentación, Análisis clínicos, Dermofarmacia, Industria, Distribución, Docencia e Investigación, Farmacia Hospitalaria, Óptica y Acústica, Ortopedia y, finalmente, la vocalía de Adjuntos, Regentes y Sustitutos. Cada vocalía tiene su área propia de conocimiento basado en las necesidades y demandas de los propios integrantes.

 

Hemos centrado nuestros esfuerzos en la digitalización, tanto de la estructura y funciones colegiales como de las propias farmacias

 

¿Cuántos farmacéuticos están colegiados? ¿Cuál es el perfil del profesional colegiado?

En este momento, el total de farmacéuticos colegiados es de 1.429, siendo 471 hombres y 958 mujeres. En este caso, la media de colegiación y edad indica que el perfil medio de los colegiados en las Islas Baleares es mujer de entre los 45 a 54 años, como franja de edad más representada.

 

¿Qué oportunidades ofrece el COF Islas Baleares a sus colegiados?

Desde que entré como presidente del COF, las sucesivas Juntas de Gobierno que he dirigido se han basado en cuatro puntos fundamentales: información, formación, código deontológico y servicio al colegiado. En los últimos años, también hemos centrado nuestros esfuerzos en la digitalización, tanto de la estructura y funciones colegiales como de las propias farmacias. De hecho, y más aún a partir de la pandemia, la formación a distancia se ha convertido en un recurso habitual más que ofrecemos a los colegiados, ya que en el COFIB nos adaptamos a los nuevos tiempos y nuevas necesidades y requerimientos de todos nuestros colegiados.

 

Tenemos que seguir desarrollando la digitalización en todos los ámbitos profesionales

 

La farmacia comunitaria destaca por su labor asistencial. ¿Cómo valora su papel en las Islas Baleares?

La labor asistencial es nuestra principal razón de ser y la motivación por la que la mayoría de farmacéuticos nos servimos a la hora de estudiar farmacia. Siempre hemos estado entre los profesionales sanitarios mejor valorados por la administración y ahora, durante este año y medio de pandemia, se ha visto la eficacia de la red de farmacias y la profesionalidad, compromiso y valor del profesional sanitario. Hemos demostrado que no es una situación aislada debido a la pandemia, si no que estamos preparados para asumir mucho más peso en el SNS incorporando más servicios asistenciales que ofrezcan las farmacias. Se trata de potenciar todos los servicios sanitarios que se ofrezcan desde las farmacias, en coordinación con la Administración y dentro de una cartera de servicios asistenciales mucho más integrada en el SNS.

 

Uno de los aspectos más destacados es la inclusión de la farmacia de las Islas Baleares en la red de certificación COVID-19. ¿Qué ventajas supone esta iniciativa para la población?

Como hemos comentado, durante la pandemia se ha visto la eficacia de la red de farmacias, pero lo más importante es que hemos demostrado que estamos preparados para asumir mucho más peso dentro del SNS. En Baleares, gracias a esta gran labor de los farmacéuticos durante la pandemia, se ha incluido a las farmacias en la red de certificación Covid-19, posibilitando la emisión del Certificado Covid Digital UE a través de las farmacias. Es un primer paso para formar parte del equipo que participa en el historial clínico del paciente, pero, sobre todo, es un reconocimiento a nuestra capacidad asistencial y a lo preparados que estamos tanto técnica como tecnológicamente. Se trata de un avance que evidencia la gran labor asistencial del farmacéutico comunitario, para aprovechar todo nuestro potenciar y sentar las bases de nuevos servicios y avanzar en el desarrollo de la historia farmacoterapéutica desde la farmacia.

 

¿Qué iniciativas tenéis previstas llevar a cabo desde el Colegio en un futuro próximo?

A nivel general, tenemos que seguir desarrollando la digitalización en todos los ámbitos profesionales, tanto colegiales como en las farmacias comunitarias. Tenemos el reto de adaptar nuestra operativa y la gestión de la oficina de farmacia a las nuevas circunstancias que acontecen y tender hacia una profesionalización de todos los aspectos de la gestión diaria. En cuanto a la farmacia comunitaria, junto a la gestión de la pandemia, los farmacéuticos esperamos que la actual situación permita dar el paso definitivo hacia una farmacia asistencial que realice un seguimiento personalizado y específico del tratamiento de los pacientes, al mismo tiempo que seguimos desarrollando la digitalización en nuestro sector. Los farmacéuticos de nuestra comunidad hemos hecho un gran esfuerzo para desarrollar nuevos servicios y luchamos por consolidar una farmacia más asistencial. Además, seguiremos insistiendo en la necesidad de integrar más y mejor a la profesión sanitaria dentro del SNS y potenciar la participación del farmacéutico en la salud del ciudadano.

 

Puedes seguir al COF Islas Baleares en sus perfiles de TwitterInstagram y Facebook.

 

Descubre más:

Observatorio COF: Navarra 

Comparte