Cambios en la farmacia y el paciente durante la pandemia de COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha traído una serie de cambios el día a día de la farmacia comunitaria desde su inicio en 2020. Debido a este motivo, las farmacias han tratado de adaptarse para garantizar la asistencia al paciente. A su vez, también se han observado cambios en el paciente.

Para conocer los cambios que se han dado en la farmacia y en el perfil del paciente, hablamos con Aina Surroca, farmacéutica en Barcelona y secretaria del COF Barcelona; Julia Reig, farmacéutica en Alcoy, Alicante; y Sandra Sancho, auxiliar en Vinaròs, Castellón.

 

Aina Surroca: “El paciente nos demandará disponer de herramientas digitales para relacionarlos con él”

Aina Surroca

¿Cómo ha cambiado la farmacia a lo largo de la pandemia de COVID-19?

Más allá de la labor asistencial diaria que realizábamos desde la farmacia, hemos incorporado nuevas funciones para contribuir al abordaje de la COVID-19. Algunos ejemplos: entrega de proximidad de los medicamentos MHDA, renovación del plan de medicación, realización de test de antígenos supervisados a la población general, cribados de salud pública con test de antígenos supervisados a colectivos específicos (ocio educativo / escuelas), etc.  La pandemia también ha favorecido el refuerzo del papel de la farmacia como primer punto de acceso en la cadena del sistema sanitario. Durante los meses más duros de la pandemia, en un momento en el que los CAP estaban saturados, el volumen de población que acudió a la farmacia en busca de consejo de salud y atención farmacéutica creció exponencialmente.

Además de todo ello, nos hemos tenido que adaptar constantemente a los cambios para disponer de productos demandados, reforzar todavía más nuestra formación para estar al día de todas las novedades y así poder dar un mejor servicio global a nuestros pacientes.

¿Qué cambios has observado en el perfil del paciente a raíz de la pandemia?

Al perfil habitual que ya era frecuente en la farmacia (personas mayores / cuidadores), se ha sumado un perfil más joven que acude a la farmacia para realizarse un test de antígenos. En nuestro caso, durante los meses de julio y agosto atendimos a muchos jóvenes y a niños que solicitaban realizarse un test de antígenos financiado por el CatSalut para poder ir de campamentos o realizar las actividades extraescolares con más seguridad para todo el grupo.

¿Cómo será el paciente de la farmacia en un mundo post-pandemia?

Un paciente mucho más informado, omnicanal, más exigente con la atención que se le presta y que exigirá más dedicación por parte del farmacéutico para establecer esa relación de confianza que siempre ha caracterizado a la farmacia. El paciente también nos demandará disponer de herramientas digitales para relacionarlos con él. La pandemia ha acelerado, sin duda, este cambio. Teniendo esto en cuenta, desde la farmacia física deberemos desarrollar habilidades en salud digital para integrarlas en nuestro día a día.

Puedes seguir a Aina Surroca en Twitter e Instagram.

Julia Reig: “Hemos aumentado el grado de confidencialidad con nuestros pacientes”

Julia Reig

¿Cómo ha cambiado la farmacia a lo largo de la pandemia de COVID-19?

Vamos a definir que es una farmacia: es un establecimiento sanitario donde preparamos, conservamos, dispensamos medicamentos y ofrecemos consejos de salud y autocuidado. Ésta sería una definición corta de farmacia, pues durante la pandemia hemos ampliado un sinfín de funciones más.

Hemos sido un punto accesible para la población sin prácticamente filtro de entrada, donde podían encontrar un profesional sanitario que les brindara consejo y despejara dudas con base teórica. Toda esa proximidad se ha conservado. Es más, hemos aumentado el grado de confidencialidad con nuestros clientes-pacientes, por lo cual estamos muy orgullosos con nuestro trabajo.

 

¿Qué cambios has observado en el perfil del paciente a raíz de la pandemia?

Bueno, en este punto hay que tener en cuenta que cada persona ha interiorizado y manifestado la pandemia de formas diferentes. Hemos tenido pacientes que han entrado en un estado de shock y que aún no lo han podido superar, se han aislado del mundo y salen lo mínimo, siendo personas mayores que están dejando pasar los últimos años de su vida. Pacientes que no han aprendido nada durante casi los dos años que llevamos escuchando “palabros” como pandemia, distancia de seguridad, PCR...

Los pacientes en general son más conservadores y tienen mucho miedo de resfriarse (proceso normalísimo). Son cuidadosos a la hora de tocar y probar productos expuestos y están preocupados por estar en forma (no olvidemos que, durante la pandemia, todos han hecho ejercicio en casa y muchos de ellos han continuado) y por su sistema inmunitario. Tenemos un aumento de ventas en polivitamínicos y jaleas considerado.

Por otro lado, todos hemos intentado unificar las salidas para abastecernos y, en la farmacia, ha pasado casi lo mismo. Los pacientes intentan venir cada 15 días para unificar su medicación y sus compras de parafarmacia, evitando venir innecesariamente.

 

¿Cómo será el paciente de la farmacia en un mundo post-pandemia?

Sinceramente, no creo que tengamos un paciente post-pandemia. Cómo he comentado anteriormente, sí que hemos adquirido algunos hábitos, pero a mi parecer los iremos perdiendo conforme pase el tiempo.

La COVID-19 ha venido para quedarse en todas sus variantes y la humanidad se adapta a los cambios, creando una normalidad. No sabemos vivir con restricciones y la sociedad española tiene maneras de vivir muy afincadas y difíciles de corregir. Necesitaríamos varias generaciones para arraigar los cambios.

Puedes seguir a Farmacia Alameda, la botica donde trabaja Julia Reig, en Instagram.

 

 

Sandra Sancho: “El paciente actual y del futuro demanda cada vez más información veraz y consejo fiable”

Sandra Sancho

¿Cómo ha cambiado la farmacia a lo largo de la pandemia de COVID-19?

Además de los cambios relativos a la seguridad (mamparas protectoras, uso de mascarilla FFP2, etc.), durante la pandemia se ha puesto de manifiesto el carácter netamente asistencial que tiene la farmacia comunitaria española: entrega a domicilio de medicamentos (por los cauces legales establecidos), toma de tensión y valores bioquímicos, entrega de información y materiales sanitarios sobre el coronavirus, y un largo etcétera. Si bien se echaron de menos algunas medidas, reclamadas desde hace tiempo por la farmacia comunitaria, que hubiesen descongestionado los centros de salud: cambio de forma farmacéutica, renovación de tratamientos por urgencia, etc.

 

¿Qué cambios has observado en el perfil del paciente a raíz de la pandemia?

Durante las semanas de medidas y confinamientos más estrictos y de escasez de algunos productos de protección (mascarillas y geles hidroalcohólicos), es verdad que se observaba inquietud y cierto nerviosismo en los pacientes que atendemos en la farmacia. Al margen de esos días, se continúa atendiendo a perfiles de todo tipo y no ha habido cambios muy marcados. También nos hemos dado cuenta de que el paciente ha visto en la farmacia un establecimiento sanitario en el que confiar en momentos de muchas dudas y angustia sanitaria.

 

¿Cómo será el paciente de la farmacia en un mundo post-pandemia?

No solamente por la pandemia, sino también por los cambios en general de la sociedad (redes sociales, internet, etc.), el paciente actual y del futuro cada vez demanda más información veraz y consejo fiable, y para ello la farmacia comunitaria española está sobradamente preparada.

Puedes seguir a Farmacia Ferrer, la botica donde trabaja Sandra Sancho, en Instagram.

Descubre más:

Informando al paciente sobre la COVID-19 

Comparte