farmaceutica

Navidad Sánchez: “En un futuro, me gustaría una farmacia comunitaria que siguiera avanzando en su vertiente asistencial y clínica”

Entrevistamos a Navidad Sánchez, farmacéutica y vocal de SEFAC. Hablamos sobre los servicios de la farmacia y sus funciones como vocal de la Sociedad.

Navidad Sánchez

Farmacéutica y vocal de SEFAC

Cuéntanos un poco de ti. ¿Cuántos años hace que ejerces de farmacéutica? ¿Por qué decidiste ser farmacéutica?

Soy farmacéutica comunitaria desde hace 12 años y lo decidí durante mis prácticas tuteladas. Descubrí que el lugar donde quería trabajar era una farmacia comunitaria. La carrera de Farmacia es muy amplia, con un gran abanico de posibilidades donde ejercer la profesión y, en mi caso, la cercanía, el contacto diario y la posibilidad de la individualización de cada intervención con el paciente me atrajeron por completo.

Estoy donde quiero estar, intentando ayudar a mis pacientes a tener un mayor uso racional de los medicamentos, desarrollando servicios profesionales farmacéuticos asistenciales, con la certeza de que nunca dejaré de formarme, ya que es una profesión que necesita la actualización continua para poder ofrecer atención farmacéutica de calidad.

 

Háblanos un poco de la farmacia donde trabajas. ¿Cuánto hace que está abierta? ¿Siempre ha estado en la misma ubicación? ¿La denominación de la farmacia ha sido siempre la misma?

La farmacia lleva 22 años abierta. Hasta ahora, siempre ha estado ubicada en la misma dirección y, desde hace 10 años aproximadamente, se denomina Farmacia Sanse.

Es una farmacia de barrio, lo que nos permite conocer a nuestros pacientes por nombre y apellidos, su entorno y su vida.

 

Fue un orgullo participar en la campaña de Salud Pública porque fue la primera vez que se permitió en España la realización de test de detección de SARS-CoV-2 en farmacia comunitaria

 

¿Cuántas personas forman parte del equipo de la farmacia?

El equipo y las personas que lo componen han ido evolucionando en función de las necesidades de la población a la que atendemos y los servicios que ofrecemos. Actualmente, somos 4 farmacéuticos y un técnico.

 

¿Qué servicios se ofrecen en la farmacia donde trabajas? ¿Cuáles son los más importantes o los que destacarías?

Ofrecemos el servicio de SPD, medida de la presión arterial y riesgo cardiovascular, medida de parámetros biológicos (perfil lipídico, glucemia y hemoglobina glicosilada), revisión del uso de los medicamentos, cesación tabáquica, abordaje del paciente respiratorio (cribado de EPOC) y manejo de dispositivos de inhalación (asma, EPOC).

Destacaría la participación en la campaña sanitaria de cribado de infección por SARS-CoV-2 de la Comunidad Autónoma de Madrid, en la que participamos 3 farmacéuticos del equipo. Para mí, fue un orgullo participar en la campaña de Salud Pública porque fue la primera vez que se permitió en España la realización de test de detección de SARS-CoV-2 en farmacia comunitaria, en febrero del 2021, y se nos abrió una puerta de acceso a la historia clínica del paciente para registrar los resultados, pero, especialmente, por el momento tan duro de contagios que estábamos viviendo. Esta fue una manera más de ayudar a nuestros pacientes que confiaron en la farmacia comunitaria como un lugar seguro, eficaz y de calidad para la realización de los test de antígenos.

 

¿Cuál es el perfil de paciente que visita la farmacia donde trabajas? ¿Piden muchos servicios farmacéuticos?

Estamos en un barrio, con lo que la población a la que atendemos es bastante estable. Tenemos pacientes de todos los grupos etarios y, por lo tanto, necesitamos ofrecer servicios adecuados a cada perfil de usuario. Actualmente, tenemos la suerte de que una parte importante de la población a la que atendemos conoce los servicios que desarrollamos y los demanda activamente, como el SPFA de cesación tabáquica, el de SPD o el de cribado de COVID durante la pandemia), pero es necesario seguir comunicando lo que hacemos. Por ejemplo, respecto al servicio de control de la presión arterial, saben que medimos la presión arterial, pero hay personas que no saben que podemos hacer un MAPA o que, además de medir glucemias puntuales, podemos medir la HB1Ac.

 

En SEFAC, estoy a cargo de evaluar, impulsar y supervisar aquellas iniciativas o propuestas vinculadas con la producción científica que se quieren llevar a cabo

 

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente? ¿Cómo os soléis comunicar con ellos?

Resolvemos consultas en la farmacia, a través del teléfono, mail y redes sociales. Fundamentalmente, interactuamos a través de Instagram y Twitter.

 

¿Y con los médicos? ¿Mantenéis una relación fluida?

Sí. Tenemos suerte. Conocemos algunos médicos del Centro de Salud y del hospital más cercano a la farmacia. Nos gustaría tener mejores herramientas para la comunicación. La voluntariedad de las personas no debería ser un requisito para la comunicación entre profesionales.

 

Actualmente eres vocal de la Junta Directiva de SEFAC. ¿Cuáles son tus funciones?

Dentro de la Junta Directiva, tenemos asignadas distintas responsabilidades que van más allá del propio cargo. En mi caso, soy vocal y responsable de Producción científica. Esto implica que estoy al cargo, dentro del Área Científica de la Sociedad, de evaluar, impulsar y supervisar aquellas iniciativas o propuestas vinculadas con la producción científica que se quieren llevar a cabo en SEFAC o que nos llegan a través de peticiones de socios y otras entidades, ya sean proyectos de investigación, cursos, documentos, etc. Luego, todas estas iniciativas se desarrollan con el apoyo de otros compañeros. Además de estas funciones específicas, como vocal, presto el apoyo necesario en otras áreas cuando se necesita.

 

Los objetivos de SEFAC son todos aquellos que permitan impulsar el desarrollo científico y profesional del farmacéutico comunitario y reforzar su labor clínica

 

¿Qué objetivos tiene la organización para el futuro próximo?

Como sociedad científica y profesional, los objetivos son todos aquellos que permitan impulsar el desarrollo científico y profesional del farmacéutico comunitario y reforzar su labor clínica para lograr mejores resultados en la salud de los pacientes. Por lo tanto, nuestros objetivos se centran fundamentalmente en mejorar la formación del farmacéutico comunitario, aumentar la investigación desde la farmacia comunitaria para generar conocimientos específicos y evidencia científica, para lo cual es fundamental el registro de nuestras intervenciones a través de plataformas como SEFAC e_XPERT; impulsar la prestación de servicios profesionales farmacéuticos asistenciales (SPFA), aumentar la cartera de SPFA financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS) y trabajar de forma colaborativa con el resto de profesionales sanitarios. También estamos trabajando para mejorar la adaptación de los farmacéuticos comunitarios a las nuevas tecnologías y el impacto de la digitalización en el contacto con los pacientes mediante la difusión de la teleatención farmacéutica. Otro objetivo que tenemos como sociedad es conseguir la especialidad en farmacia familiar y comunitaria.

 

¿Cómo imaginas la farmacia comunitaria del futuro?

Me gustaría una farmacia comunitaria que siguiera avanzando en su vertiente asistencial y clínica, con una amplia cartera de SPFA reconocida por el SNS y que estuviera financiada por el SNS y por Mutuas. Esto significaría que los SPFA están implantados, son demandados por los pacientes y que los farmacéuticos comunitarios seguimos demostrando que nuestra labor como expertos en medicamentos y profesionales sanitarios está consolidada y sigue siendo insustituible en una sociedad que, no lo olvidemos, tiende a envejecer con más pacientes crónicos y polimedicados que precisan de profesionales con los conocimientos y la cercanía que son valores de nuestra profesión.

 

Por último, ¿qué mensaje le darías a un estudiante de farmacia que tiene toda su carrera profesional por delante?

Le invitaría a conocer cómo se trabaja en farmacia comunitaria y a desarrollar todo el potencial que tiene la profesión. En ocasiones, he sentido que la farmacia comunitaria no es la opción más buscada ni valorada por los alumnos de último curso. Puedo entenderlo porque, realmente, el potencial de la farmacia comunitaria es un gran desconocido para gran parte de ellos.

Desde las farmacias “de la calle” podemos hacer mucho por nuestros pacientes. A veces, es posible sentirse infrautilizado por el SNS, pero eso no debe ser una barrera para seguir creciendo como profesionales. Los pacientes nos necesitan y nos valoran. Adquirimos un compromiso con el juramento hipocrático de velar por la salud de las personas a las que tratamos que debemos cumplir. Debemos dar lo mejor que tenemos y trabajar en una farmacia comunitaria te permite aprovechar los conocimientos adquiridos a lo largo de la carrera y aplicarlos para ayudar a muchos pacientes.

 

Descubre más:

Observador del mes: Zigor Etxabe 

Comparte