farmaceutico

Juan Pedro Vaquero: “La cultura de los servicios en farmacia hay que cultivarla y regarla para hacerla crecer”

En el Observador del Mes, entrevistamos a Juan Pedro Vaquero, farmacéutico y vicepresidente del COF Sevilla. Hablamos sobre servicios farmacéuticos y los objetivos del Colegio.

Juan Pedro Vaquero

Farmacéutico y vicepresidente del COF Sevilla

Cuéntanos un poco de ti. ¿Cuántos años hace que ejerces de farmacéutico? ¿Por qué te decidiste a ser farmacéutico?

Este año cumplo 29 años como farmacéutico titular de una farmacia del barrio sevillano Tiro de Línea. Soy el tercer titular de esa farmacia que abrió, por primera vez, en 1945.  Anteriormente, trabajé en la industria farmacéutica como visitador médico, periodo en el que aprendí muchísimo y del que guardo un grato recuerdo y muchos amigos.

Vengo de un mundo distinto al de la farmacia. Mi familia se ha dedicado de siempre al negocio de la alimentación, concretamente como almacenistas de legumbres, frutos secos y bacalao.

Mi relación con la farmacia no viene de familia, aunque tengo una prima que estudió Farmacia. Me gustaban las ciencias de la salud y me decidí por Farmacia que, en aquella época, no era una carrera muy conocida para estudiantes sin vinculación previa con este sector.

Con 18 años, salvo que tengas muy clara tu vocación, no se tienen todos los datos para saber si la decisión que vas a tomar para el resto de tu vida será acertada o no. Tengo que decir que estoy muy contento de la decisión que tomé en aquel momento y no la cambiaría por nada.

 

Háblanos un poco de la farmacia donde trabajas. ¿Cuánto hace que está abierta? ¿Siempre ha estado en la misma ubicación? ¿La denominación de la farmacia ha sido siempre la misma?

Como decía, se abrió por primera vez en 1945. Su primer titular fue D. Enrique Moreno y, posteriormente, D. José Manuel Pérez Gómez. Yo soy titular desde el año 1994. La farmacia siempre ha estado en el mismo sitio, en Tiro de Línea, un barrio de Sevilla con mucho encanto y muy solidario, que vive muy intensamente en torno a su Hermandad del Cautivo y donde todo el mundo se conoce y se ayuda. Recientemente, un vecino de nuestro barrio ha sido declarado el mejor vecino de España, precisamente, por esa solidaridad de la que hablo.  

No sé cómo se llamaba antiguamente la farmacia. La mayoría, salvo excepciones, no solían tener nombres de fantasía y se conocían por el nombre del titular. Nuestra farmacia se llama Farmacia Vaquero; casi todos los que trabajamos en ella somos familia, aunque los más antiguos del lugar le llaman “Farmacia de Paquito”, un antiguo mancebo muy querido en el barrio que no conocí, pero que trabajó muchos años con D. Enrique y que ponía inyecciones porque también era practicante.

 

¿Cuántas personas forman parte del equipo de la farmacia?

Actualmente trabajamos 2 farmacéuticos y 4 auxiliares. Todos los años solemos acoger a alumnos de Grado y Máster en Farmacia y de técnicos de Grado Medio de Farmacia y Grado Superior en Nutrición y Dietética.

 

El despegue definitivo de los servicios en farmacia vendrá de la mano de la concertación con la administración sanitaria

 

¿Qué servicios farmacéuticos ofrecéis en la farmacia? ¿Cuáles son los más importantes o los que destacaríais?

El Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CACOF) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) llevan mucho tiempo trabajando para que los servicios profesionales asistenciales sean una realidad en las farmacias. La nuestra es una farmacia de barrio en la que, con los años, hemos ido incorporando progresivamente muchos de estos servicios.

Actualmente, ofrecemos distintos servicios, como: asesoramiento nutricional y dietético, SPD, deshabituación tabáquica, control de parámetros biológicos, asistencia en nuevos medicamentos (ANM), toma aislada de presión arterial, medición ambulatoria de la presión arterial MAPA, detección de fibrilación auricular Axón Ictus y control de riesgo cardiovascular.

Todos son importantes, aunque algunos son más demandados que otros, como por ejemplo nutrición y dietética y otros más especializados que aportan un extraordinario valor a la farmacia y al farmacéutico, como son MAPA o Axón Ictus.

Quizás, le tenga especial cariño al servicio de asistencia en nuevos medicamentos (ANM) por ser un servicio pionero del CACOF que se pilotó en Sevilla y que permite implantar posteriormente otros servicios más específicos. Este servicio aborda la problemática de la adherencia desde el enfoque del paciente que, al final, es quien tiene la última palabra sobre si se toma o no sus medicamentos.

 

¿Cuál es el perfil de cliente que visita vuestra farmacia? ¿Piden muchos servicios farmacéuticos?

La nuestra es una farmacia de barrio como muchas otras en muchos otros barrios y pueblos. Los vecinos la identifican como algo suyo de toda la vida a la que acuden para que le resolvamos sus problemas.

En nuestro caso, el perfil ha ido cambiando con los años. Cuando llegamos había más gente joven con niños. Con el tiempo, estos se fueron yendo del barrio y quedando personas mayores. Ahora, el barrio está de moda y están volviendo con sus propias familias aquellos niños que nosotros pesábamos cuando llegamos.

La cultura de los servicios en farmacia hay que cultivarla y regarla para hacerla crecer. Darlos a conocer al gran público es una tarea de todos y un objetivo prioritario del Colegio de Sevilla y del Consejo Andaluz. El despegue definitivo de los servicios en farmacia vendrá de la mano de la concertación con la administración sanitaria. Se están dando pasos muy importantes en ese sentido en Andalucía y estoy convencido que, a no mucho tardar, veremos a los farmacéuticos colaborando con Atención Primaria en la provisión de servicios concretos.

 

¿Qué herramientas de comunicación usáis con el paciente? ¿Cómo os soléis comunicar con ellos?

Utilizamos medios habituales como teléfono y correo electrónico y usamos, cada vez más, Whatsapp. También tenemos RRSS como Facebook e Instagram, aunque pienso que el contacto directo con el paciente es el mejor y más potente medio de comunicación, y no se debería perder nunca.

 

La comunicación y el contacto entre el médico y el farmacéutico suele ser fluida y habitual en el medio rural

 

¿Y con los médicos? ¿Mantenéis una relación fluida?

La comunicación y el contacto entre el médico y el farmacéutico suele ser fluida y habitual en el medio rural, sobre todo en pueblos pequeños, pero dista de serlo en pueblos más grandes o en el medio urbano.

En este caso, es especialmente útil mantener reuniones con los centros de salud y centros hospitalarios o el uso de herramientas de comunicación. En el Colegio de Sevilla creamos y utilizamos AP Farma, que permite la comunicación de las farmacias comunitarias con los centros de salud.

Son opciones válidas que sirven para establecer vías de comunicación que permiten una relación más fluida entre médicos y farmacéuticos.

 

Además, eres vicepresidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Sevilla. ¿Cuáles son tus funciones?

Según nuestros estatutos colegiales, la función del vicepresidente es ayudar al presidente en el ejercicio de sus funciones, ejercer las que el presidente le delegue y sustituirle en caso de vacante, ausencia o enfermedad. En mi caso, además de la representación corporativa, coordino varios servicios profesionales, como: SPD, Red Andaluza de Servicios Sanitarios y Establecimientos Libres de Humo (RASSELH), MAPA, ANM, y servicio de entrega de medicación Hospitalaria (SEMH), entre otros.

De mi paso por la Secretaría General del Colegio, mantengo encomendada la relación con los servicios de farmacia e inspección de la Delegación Territorial de salud y represento al Colegio en distintas comisiones mixtas provinciales: Horarios y Guardias y Recetas.

Colaboro con los colegios de médicos, dentistas y veterinarios en proyectos sobre receta médica y veterinaria. Con la Facultad de Farmacia, la coordinación con las prácticas tuteladas. Coordino el programa Adjúntate y distintas comisiones de trabajo en el Colegio. La relación con los Centros de Salud, hospitales y distritos sanitarios y los farmacéuticos de AP. También gestiono la coordinación de los convenios de colaboración con ayuntamientos y corporaciones locales para la implantación de programas como Farmaeduca o las carpas de salud, entre otras funciones.

 

Queremos potenciar los servicios profesionales asistenciales que los farmacéuticos pueden proporcionar y darlos a conocer

 

¿Qué iniciativas tenéis previstas desde el Colegio en un futuro próximo?

Desde el Colegio queremos potenciar los servicios profesionales asistenciales que los farmacéuticos pueden proporcionar y darlos a conocer de una forma más generalizada a muchos más pacientes en otros municipios, además de la capital, y de la mano de los farmacéuticos allí donde ejercen.

Vamos a potenciar proyectos de carácter social mediante la firma de convenios de colaboración con los ayuntamientos. Así, por ejemplo, contamos con el programa Farmaeduca, mediante el cual los farmacéuticos del municipio imparten formación en temas de salud a distintos colectivos de su población, colegios, asociaciones de pacientes, asociaciones de vecinos, etc.

Con el programa Integrafarma, aportamos nuestro grano de arena para que los pacientes con mayor dificultad para comunicarse, como pueden ser las personas con autismo o sordomudas, puedan tenerlo más fácil cuando acudan a la farmacia, mediante el uso de pictogramas.

También tenemos previsto las siguientes acciones:

  • Campañas de prevención contra de la violencia de genero.
  • Asesoramiento a los farmacéuticos de cara al próximo concurso de nuevas aperturas de farmacia.
  • Mejorar el desarrollo profesional de los farmacéuticos con programas como Adjúntate, que permite realizar formación, investigación, comunicaciones a congresos y publicaciones en revistas.
  • Preparar a los farmacéuticos de cara a la recertificación de la colegiación.
  • Seguir potenciando la relación médico-farmacéutico mediante reuniones con los Centros de Salud y aplicaciones como AP Farma, así como con los centros hospitalarios públicos y privados.
  • Ayudar a los farmacéuticos ante los nuevos retos tecnológicos con la administración en materia de receta electrónica.
  • En el campo de análisis clínicos, seguiremos contando con laboratorios de titularidad farmacéutica, como ya hicimos con los test de COVID-19, para los controles de vigilancia de la salud en la prevención de riesgos laborales.
  • En materia de hospitales, queremos seguir potenciando la entrega de medicación en colaboración con la farmacia hospitalaria en beneficio del paciente y de la transmisión de conocimiento entre las distintas ramas profesionales.
  • Con Atención Primaria y Salud Pública, queremos seguir organizando campañas y potenciar el uso racional del medicamento de la mano de los compañeros que ejercen en estos campos.
  • Con la universidad, queremos seguir favoreciendo la integración de los compañeros en los programas colegiales y la colaboración con las prácticas tuteladas.
  • Mantener la reducción de cuotas colegiales que ya iniciamos hace varios años.
  • Queremos trabajar para que el colegiado sienta el Colegio como su casa profesionalmente hablando, ejerza como ejerza.

Recientemente, hemos conseguido que el Colegio sea una entidad formadora acreditada por la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía (ACSA) para la formación a los farmacéuticos. Con ello, pretendemos que los cursos, a partir de ahora, mejoren aún más la calidad y reciban una mejor valoración en términos de créditos de formación.

 

El papel social de la farmacia pesará cada vez más en los próximos años

 

¿Cómo imaginas la farmacia comunitaria del futuro?

El modelo de farmacia español se basa en tres pilares fundamentales: titularidad/unipropiedad, planificación farmacéutica y distribución cooperativa solidaria. Creo que este modelo, único en el mundo, es el mejor de todos los que conocemos y todos tenemos la obligación de conservarlo en beneficio de los pacientes.

Nuestros antecesores hicieron un muy buen trabajo y este sólido modelo es garantía de servicio accesible, universal e igualitario para toda la población.

Muchas veces he escuchado que el futuro de la farmacia pasa por la integración en Atención Primaria, pero he echado en falta un análisis más en profundidad de esta propuesta. Yo soy partidario de la interrelación con la Atención Primaria más que de la integración pura y dura, sin olvidar también a la hospitalaria y a Salud Pública, pero manteniendo la propia identidad de la farmacia.

En el futuro, imagino la farmacia como un establecimiento sanitario, donde además de medicamentos, se dispensen servicios asistenciales de forma concertada junto a las funciones habituales de las farmacias, donde el medicamento seguirá jugando un papel primordial.

Además, el papel social de la farmacia pesará cada vez más en los próximos años. Los valores de cercanía, accesibilidad y confianza que aporta la farmacia no pueden estar ajenos a las necesidades cambiantes de una sociedad, donde cada vez serán más evidentes los problemas asociados al envejecimiento como la soledad no deseada, la brecha digital o la dependencia.

 

Por último, ¿qué mensaje le darías a un estudiante de farmacia que tiene toda su carrera profesional por delante?

En ocasiones, les digo a mis alumnos de prácticas tuteladas que, si no tienen claro a que se quieren dedicar, que no tengan miedo en explorar las distintas opciones que les ofrece la carrera de Farmacia antes de decidirse. 

Afortunadamente, esta carrera les habilita para ejercer profesionalmente en campos muy diversos y el nivel de ocupación es muy alto en todos ellos.   

También les diría que son afortunados por haber elegido una de las carrera más bonitas que existen; que no dejen de formarse y, sobre todo, que nunca olviden que la vocación de servicio a los demás debe primar por encima de todo.

 

Descubre más:

Observatorio COF: COF Sevilla 

Comparte