Miguel Ángel

Miguel Ángel Gastelurrutia: “Siempre hemos sido muy activos en la defensa del papel asistencial del farmacéutico comunitario”

Hablamos con Miguel Ángel Gastelurrutia, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa. En la entrevista, nos habla sobre las actividades en el Colegio y las iniciativas previstas.

Miguel Ángel Gastelurrutia

Miguel Ángel Gastelurrutia

 Presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Gipuzkoa.

En primer lugar, ¿cuándo se fundó el COF Gipuzkoa?

El Colegio se fundó en 1898. La noticia de la creación del Colegio se recogió en “La Farmacia Moderna” del 15 de septiembre y en el “Monitor de la Farmacia” del 25 de septiembre (1898). Se informaba que la Junta definitiva de la provincia de Gipuzkoa estaba constituida por: D. Ramón Usabiaga como primer presidente del Colegio, D. Félix Urtubi y D. Agapito Elósegui como vocales primero y segundo, D. Alberto Matilla como tesorero, y D. Juan Goiburu, en calidad de secretario.

 

¿Qué vocalías y áreas de conocimiento cubre el colegio?

El Colegio cuenta con vocalías de Ortopedia, Distribución, Servicios Farmacéuticos de Hospitales, Analistas Clínicos y Alimentación, así como vocalías específicas de titulares de oficina de farmacia y de adjuntos, sustitutos y regentes.

Al margen de las vocalías, subrayaría la importancia que tiene, en nuestro funcionamiento y servicio que prestamos al colegiado/a y a la ciudadanía, el equipo humano del Colegio, integrado por profesionales farmacéuticos y personal del área administrativa. Son los que, cada día, sacan adelante el trabajo que desarrollamos codo con codo con los profesionales que integramos la Junta de Gobierno del Colegio.

Otro aspecto que nos diferencia es que nuestro Colegio dispone de un laboratorio para el análisis microbiológico de cosméticos enfocado, especialmente, en dar servicio a empresas cosméticas y a farmacias comunitarias que elaboran cosméticos.

 

Trabajamos continuamente para el desarrollo de nuevos servicios

 

¿Cuántos farmacéuticos están colegiados? ¿Cuál es el perfil del profesional colegiado?

Gipuzkoa cuenta con 1.175 farmacéuticos colegiados, de los cuales el 80,9% son mujeres (950). Se trata de la provincia con mayor porcentaje de farmacéuticas colegiadas del Estado, donde la media de mujeres se sitúa en el 71,7%. La edad media de estos profesionales es de 47,3 años.

983 profesionales trabajan en farmacias comunitarias del territorio, 35 en farmacia hospitalaria, 12 en análisis clínicos y, los restantes, en ámbitos como administración y salud pública, distribución farmacéutica, óptica y acústica y ortopedia.

Gipuzkoa cuenta con 287 farmacias, de las cuales 85 se ubican en San Sebastián y las 202 restantes se encuentran en el resto de la provincia. El territorio cuenta con 161,6 farmacéuticos por cada 100.000 habitantes.

 

¿Qué oportunidades ofrece el COF Gipuzkoa a sus colegiados?

Es especialmente destacable la elevada actividad formativa del Colegio, que cada año tiene el mayor peso en nuestra memoria de actividades. Tras dos años de pandemia en los que, por las circunstancias, se ha primado lógicamente la formación online, acabamos de inaugurar un nuevo y moderno espacio para actividades formativas. Se trata de una sala aledaña a la sede del Colegio que, dotada con la última tecnología audiovisual, nos permitirá impulsar todavía más la formación de los 1.175 farmacéuticos que trabajan en Gipuzkoa.

Tiene capacidad para 82 personas, sistema de proyección basado en monitores con calidad 4K, así como un sistema para la realización de videoconferencias integrado en la sala, entre otros aspectos técnicos. Su puesta en marcha nos permitirá realizar tanto sesiones presenciales como online, así como en formato híbrido combinando ambas modalidades, un aspecto esencial teniendo en cuenta la orografía de Gipuzkoa.

Además, tenemos actividades regulatorias, atención a consulta de dudas profesionales sobre medicamentos, formador colegial para ayudar a implantar nuevos servicios… Trabajamos continuamente para el desarrollo de nuevos servicios buscando una mejor práctica asistencial y vías de remuneración alternativas para la farmacia y contamos con un Centro de Información del Medicamento (CIM).

La actividad es intensa. Por aportar algún dato concreto, en lo que respecta a información y asesoramiento a los colegiados, en 2020 recibimos aproximadamente 67.300 llamadas; es decir, atendimos una media de 266 llamadas diarias. La comunicación con nuestros colegiados y el envío de información es constante, utilizando medios como nuestro boletín digital “Farmainfo”, circulares de oficina de farmacia, la revista “Botika XXI” y alertas farmacéuticas, además de hacerles llegar convocatorias a cursos, reuniones y conferencias. Por supuesto, desarrollamos programas profesionales, colaboramos con otras entidades y, además, el Colegio organiza actividades sociales, como la Farmafesta, una reunión anual de la farmacia guipuzcoana, o el concurso infantil de Navidad para hijos/as de colegiados/as.

Estas son unas pinceladas del trabajo que desarrollamos.

 

Creo que el papel asistencial de la farmacia, que siempre está presente, ha quedado mucho más visible durante la pandemia

 

Recientemente, ha resultado electo de nuevo como presidente. ¿Qué objetivos se marca en este mandato hasta 2026?

En este mandato, me marco el objetivo de continuar con los dos grandes objetivos con los que comenzamos la legislatura anterior: implantar servicios profesionales farmacéuticos asistenciales (SPFA) remunerados y seguir profundizando en el rol social de la farmacia. Junto a esto, que son los dos ejes fundamentales, quiero plantear la continuidad de una junta joven pero ya con experiencia tras dos legislaturas, para encaminar el futuro de la profesión en Gipuzkoa. Es mi última legislatura y me gustaría poner las bases para que haya una junta activa, dinámica y que se plantee el futuro de la profesión en Gipuzkoa sin perder de vista los dos grandes ejes citados: servicios y papel social de la farmacia. 

 

La farmacia comunitaria destaca por su labor asistencial. ¿Cómo valora su papel en Gipuzkoa?

Yo creo que, en la farmacia vasca en general y la guipuzcoana en particular, siempre hemos sido muy activos en la defensa del papel asistencial del farmacéutico comunitario. Hemos sido innovadores y tenemos servicios como el de dispensación de metadona, realización de test rápidos de VIH y el servicio de mejora de uso de medicamentos en usuarios de los servicios de atención domiciliara municipal (MUSAD), todos ellos remunerados por la administración sanitaria. Además de los citados, hemos desarrollado un proyecto piloto sobre Seguimiento Farmacoterapéutico (SFT) en Diabetes tipo 2 y algún servicio de atención farmacéutica domiciliaria para pacientes frágiles con Fundación Hurkoa. Servicios todos ellos remunerados.

También estamos inmersos en un interesante proyecto en Alto Deba y Bidasoa (SESSUM): Servicio de Seguridad en el Uso del Medicamento. Este es un servicio en el que el farmacéutico se involucra en los medicamentos de seguimiento adicional (aquellos que tienen triangulo negro invertido en su envase).

Respecto al papel asistencial de la farmacia, añadiría que basta con echar la vista un poco atrás a lo que ha ocurrido durante el curso de la pandemia. Durante este periodo, la farmacia ha estado continuamente atendiendo pacientes, solucionando problemas clínicos y de salud, así como cubriendo necesidades en las que, por la situación en la que han estado los centros de salud, la farmacia ha actuado como agente de atención primaria en todo momento. Creo que el papel asistencial de la farmacia, que siempre está presente, ha quedado mucho más visible durante la pandemia.

 

¿Qué iniciativas tenéis previstas llevar a cabo en un futuro próximo?

En breves, vamos a abordar un proyecto de comunicación farmacia comunitaria – médico de Atención Primaria utilizando la receta electrónica, en el que el farmacéutico va a poder comunicar al médico del centro de salud diversas incidencias y problemas relacionados con los medicamentos que identifique. El proyecto tiene la particularidad de que las comunicaciones del farmacéutico se van a integrar en la historia clínica, algo muy importante y que añade un punto de “responsabilidad” al farmacéutico.

Además, se van a poner en marcha otros nuevos proyectos: uno de adherencia en asma y EPOC y otro de seguimiento (continuación del programa de SFT para pacientes diabéticos polimedicados), de la mano de la Dirección de Farmacia del Departamento de Salud. Se trata de dos grandes proyectos que van a ser muy importantes tanto por su impacto clínico como por el hecho de que van a ser remunerados. Para su puesta en marcha, estamos a la espera del desarrollo y la firma de los convenios correspondientes.

 

Puedes seguir al COF Gipuzkoa en sus perfiles de Twitter y Instagram.

 

Observatorio COF: COF Valencia 

Comparte