Ejercicios de rehabilitación para la EPOC

La Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) es un trastorno caracterizado por la obstrucción de las vías respiratorias. Se trata de una enfermedad progresiva y no reversible: sin embargo, con los métodos y las pautas adecuadas, se puede prevenir y tratar su evolución [1]. Una parte clave del tratamiento son los ejercicios respiratorios o de rehabilitación pulmonar.

Desde la farmacia comunitaria se puede informar al paciente con EPOC y a sus cuidadores sobre cómo mejorar los síntomas de la EPOC y asesorarles sobre estos ejercicios para asegurar que se realizan de forma segura y supervisada.

 

Síntomas de la EPOC

Es importante recordar al paciente con EPOC que la enfermedad empeora si no se eliminan los factores que la causan, como el tabaquismo o la exposición a algunos tipos de polvo y vapores químicos. Los síntomas que produce incluyen [1]:

  • Tos productiva o no productiva
  • Disnea
  • Infección respiratoria
  • Dificultad respiratoria
  • Dificultad para tomar aire
  • Sibilancias

 

Tipos de ejercicios pulmonares

Los ejercicios de rehabilitación pulmonar tienen como objetivo aliviar la sensación de ahogo, facilitar las actividades del día a día y mejorar el estado de ánimo. Los pacientes pueden realizar ciertos ejercicios incluso si se encuentran en una fase avanzada, aunque siempre bajo supervisión y consejo médico. También es importante realizar ejercicios de brazo y respiratorios. [2]

El farmacéutico puede informar al paciente con EPOC sobre los distintos tipos de ejercicios que puede realizar en casa.  Se pueden combinar estos tipos o elegir aquellos con los que el paciente se sienta más cómodo: fuerza, equilibrio y resistencia [3]. Además, es muy recomendable realizar ejercicios de calentamiento antes de los ejercicios en sí.

Es importante avisar al paciente de que debe interrumpir el ejercicio inmediatamente si experimenta alguno de estos síntomas: dolor u opresión en el pecho, sensación de mareo, náuseas, frío, sudor frío, sensación de ahogo en aumento, dolor en las articulaciones o debilidad muscular. En estos casos, se debe contactar con el médico para recibir asesoramiento o llamar a urgencias [3].

Se pueden seguir los ejercicios de este vídeo:

 

 

Recomendaciones para realizar los ejercicios

En la farmacia comunitaria se le pueden recordar al paciente las recomendaciones a seguir durante los ejercicios, tanto los respiratorios como los físicos [2]:

  • Usar ropa cómoda que no apriete el abdomen y zapatos cerrados que cubran el talón sin producir molestias.
  • Hacer los ejercicios en una postura erguida. Coger aire por la nariz inflando la barriga y echarlo por la boca como si soplara.
  • Tener el inhalador a mano: si el paciente sufre dificultad respiratoria durante el ejercicio, debe detenerse, usar el inhalador y tomar los descansos necesarios.
  • El ejercicio se puede realizar muy despacio; lo importante es realizarlo.
  • Evitar realizar los ejercicios durante las 3 horas siguientes a la comida principal.
  • Realizar los ejercicios de forma suave y progresiva.

 

Además, se pueden dar consejos específicos para las diferentes actividades [2]:

  1. Caminar. Es recomendable caminar despacio por terreno llano al ritmo que el paciente aguante, evitando los momentos de más calor o más frío. Caminar entre 30 minutos y 1 hora al día, entre 3 y 7 días a la semana. Es recomendable comenzar con 5 minutos al día y aumentar el tiempo de forma gradual.
  2. Bicicleta. Se deben seguir las recomendaciones generales acerca del inhalador, la ropa y la postura erguida, y comenzar con 5 minutos por la mañana y 5 minutos por la tarde todos los días. Aumentar el tiempo 5 minutos cada semana, pero no pasar a la siguiente fase si no aguanta la actual.
  3. Ejercicios respiratorios. Estos ejercicios, como la respiración con labios fruncidos y la expansión costal, se deben realizar en posición sentada y erguida y con los hombros relajados. Los diferentes ejercicios suelen realizarse en 2 tandas, en series de 5 repeticiones. Se deben hacer de forma suave y progresiva.
  4. Ejercicios de brazos. Los ejercicios de brazos tienen el objetivo de tonificarlos para facilitar la realización de tareas diarias. Se pueden hacer abducciones de brazos, flexiones de brazos o flexo-extensiones de codo. Se pueden realizar sin material adicional o con pesas de 1 o 2 kg si no provocan dificultad respiratoria.

En esta guía se puede encontrar información e instrucciones para realizar algunos tipos de ejercicios en casa.

Para minimizar el riesgo y garantizar la seguridad de los ejercicios, es importante recordar al paciente que no debe realizarlos bajo las siguientes condiciones: si tiene dificultad respiratoria severa, si tiene fiebre superior a 38º, si siente dolor torácico o si se presenta inflamación articular. En cualquier caso, los ejercicios deben pautarse con el médico y seguir siempre sus recomendaciones.

 

Descubre más:

Cómo acabar con la tos desde la farmacia 

 

Referencias

[1] Guía de rehabilitación respiratoria en pacientes con EPOC. Escuela de Salud. Disponible en: https://escueladesalud.castillalamancha.es/sites/escueladesalud.castillalamancha.es/files/cuidados/dipticos/guia_de_rehabilitacion_respiratoria_en_pacientes_con_epoc_con_portada_incluida.pdf [15/07/2021]

[2] Manual de rehabilitación respiratoria para pacientes con EPOC. Escuela de Pacientes. Disponible en: https://escueladepacientes.es/images/Pdfs/Manual_de_Rehabilitacion_Respiratoria_para_personas_con_EPOC.pdf [15/07/2021]

[3] Programa de ejercicios pulmonares en casa para pacientes EPOC. YouTube. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=bGrZdlEQb0U [15/07/2021]

Comparte