Dolores musculares: prevención y tratamiento - TevaFarmacia

Los dolores musculares en zonas como la espalda, el pecho o las piernas son muy habituales. Te ofrecemos consejos para prevenirlos o tratarlos según su gravedad, su causa y sus síntomas.

Mar, 28/06/2022

En qué consiste el dolor muscular

El dolor muscular, también conocido como mialgia, es un problema de salud muy común y que casi todas las personas experimentan en algún momento de la vida. Su intensidad es variable, pudiendo ir de una ligera molestia a un dolor mucho más intenso.

Esta dolencia puede darse en uno o en más de un músculo, así como ligamentos, tendones y fascias (tejidos blandos que conectan los músculos, huesos y órganos). Puede sentirse de forma general, por todo el cuerpo, o se puede localizar en una parte específica como el cuello, la espalda, el pecho, las piernas, los hombros... [1]

 

Qué tipos de dolor muscular existen

En general, los dolores musculares se dan especialmente en personas menores de 50 años con actividades laborales o deportivas repetitivas. Los trastornos de origen muscular son la primera causa de dolor crónico en España. [2]

Las causas más frecuentes de este tipo de dolor suelen ser el esfuerzo, la sobrecarga, la tensión o lesiones menores. Según su relación con el ejercicio, los dolores musculares pueden agruparse en tres grupos diferentes: [2]

  • Dolor muscular durante el ejercicio o inmediatamente después: normalmente aparece en músculos específicos y el dolor se da mientras se realiza la actividad física o justo después de finalizarla.
  • Dolor muscular postejercicio: es un dolor que surge tras un período de 24 a 48 horas tras haber practicado ejercicio. Son las comúnmente llamadas “agujetas” y están causadas por microtraumas e inflamación en los músculos.
  • Dolor muscular en reposo: si no hay debilidad, no suele estar asociado a una enfermedad muscular.

Cuando el dolor no está relacionado con el ejercicio o con una actividad muscular, puede ser consecuencia de alguna afección, enfermedad o virus, por lo que puede ser necesaria la consulta a un médico. Algunas enfermedades comunes que lo provocan pueden ser: [3]

  • Síndrome de fatiga crónica.
  • Claudicación.
  • Enfermedad de COVID-19, gripe y otras enfermedades virales.
  • Dermatomiositis.
  • Fibromialgia.
  • Distonía.
  • Hipotiroidismo.
  • Lupus.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Polimiositis.
  • Artritis reumatoide.
  • Síndrome de dolor miofascial.

 

Causas del dolor muscular

La actividad que causa dolor muscular se suele identificar fácilmente: un mal gesto, la práctica de un deporte o como consecuencia de algunas circunstancias como [4]:

  • Traumatismos: Esguinces y distensiones musculares.
  • Sobrecargas musculares.
  • Tensión y estrés.
  • Ciertas enfermedades.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos.

Este tipo de dolor, como se ha mencionado previamente, suele darse habitualmente en los brazos, las piernas, la espalda, los hombros, el abdomen y las caderas, aunque puede aparecer por todo el cuerpo. Los síntomas que habituales entre las personas con dolores musculares son [5]:

  • Dolores punzantes
  • Entumecimiento
  • Rigidez muscular
  • Sensación de ardor
  • Dificultad o malestar al realizar ciertos movimientos
  • Hinchazón

 

Tratamientos para el dolor muscular

El dolor muscular, en la mayoría de casos, suele ser temporal y acaba por mejorar pasados unos días. Si se desea, se pueden emplear antinflamatorios o analgésicos para aliviar la molestia, siempre con la supervisión de un profesional sanitario, como el médico o el farmacéutico.

En caso de lesión grave tras una sesión de ejercicio, hay que acudir a un centro médico para una correcta evaluación y tratamiento específico. Los síntomas que suelen indicar que estamos ante el caso de una lesión grave son [2]:

  • Dolor persistente o muy intenso
  • Signos de infección (hinchazón, enrojecimiento alrededor del músculo)
  • Mala circulación sanguínea de la zona afectada.
  • Vómitos, fiebre o cuello rígido.
  • Debilidad muscular o incapacidad de movimiento.

Otros casos que nos indican que es necesaria una atención sanitaria son las siguientes circunstancias: [3][4]

  • Problemas para respirar o mareos.
  • Una picadura de garrapata comprobada o probable.
  • Una erupción en forma de anillo rojo rodeado de un área clara con un centro rojo.
  • Dolor muscular tras tomar un medicamento o aumentar una dosis.
  • Dolor muscular que no mejora con el tiempo (más de tres días).
  • Dolor muscular inexplicable.
  • El dolor viene acompañado de un aumento repentino de peso, retención de líquidos o si se orina menos de lo habitual.

 

Cómo prevenir el dolor muscular

Existen diversos métodos que pueden ayudar a evitar este tipo de dolores musculares sin necesidad de recurrir a los fármacos. Algunas de las recomendaciones y pautas que se pueden seguir para evitar posibles dolores musculares son las siguientes [2]:

  • Realizar ejercicio regularmente para fortalecer músculos y articulaciones.
  • Calentar bien antes del ejercicio y estirar después de la práctica.
  • Realizar estiramientos antes y después de hacer ejercicio.
  • Dormir con una postura cómoda para el descanso: de lado o boca arriba, preferiblemente.
  • Beber abundante líquido, antes y después del ejercicio. Los músculos deshidratados son más propensos a lesionarse.

Si se trabaja en la misma posición la mayor parte del día, es muy importante vigilar la postura y levantarse regularmente, con pautas como:

  • Estirarse al menos cada hora.
  • Si se trabaja delante de un ordenador, colocar la pantalla a la altura de los ojos.
  • Mantener la espalda recta, sin tensar el cuello.
  • Evitar estar de pie o con la cabeza girada durante mucho tiempo para evitar la tensión muscular.

Para los niños, hay algunas recomendaciones específicas que les pueden ayudar si nos comunican molestias o dolores a causa del peso que llevan en la mochila del colegio:

  • Llevar mochilas de su tamaño, ya que una mochila más grande puede comprometer su postura.
  • Las asas de la mochila deben ser acolchadas, para evitar dolor en los hombros.
  • Colocar la mochila a una altura media, para evitar la sobrecarga.

 

Consejos para tratar el dolor muscular

En función de la gravedad de la lesión, también existen algunas recomendaciones y consejos que pueden ayudar a aliviar el dolor. En el caso de que sea leve, podemos recurrir a tomar un antiinflamatorio y/o analgésico que no requiera prescripción médica. Si se opta por no tomar medicamentos, algunas pautas que se pueden aplicar son [2]:

  • Hacer reposo inicial.
  • Evitar ejercicios que podrían empeorar el dolor.
  • Proteger la zona afectada contra más lesiones (muleta, cabestrillo…) o utilizar un vendaje de compresión para reducir la inflamación.
  • Realizar estiramientos.
  • Elevar la zona lesionada mientras se reposa, especialmente por la noche, para permitir que la gravedad ayude a reducir la hinchazón. [3]
  • Masajear el músculo dolorido.
  • En caso de lesión:
    • Aplicar hielo o una bolsa de guisantes congelados entre las 24 y las 72 horas posteriores a la lesión durante 20 minutos, varias veces al día. No hay que aplicar nunca el hielo directamente sobre la piel.
    • Descansar y comprimir el músculo con un vendaje durante el día para reducir la hinchazón.
    • Si el dolor persiste, se puede valorar tomar analgésicos o antiinflamatorios.
  • Aplicar compresas calientes. [4] 
  • Tener un buen descanso.
  • Reducir el estrés. El yoga o la meditación pueden ser de gran ayuda tanto para reducirlo como para alejar la mente del dolor. [5]

 

Descubre más:

Infografía: Cómo tratar el dolor muscular 

 

Referencias

[1] Dolor muscular. Sociedad Española de Medicina Interna. Disponible en: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/dolor-muscular [Acceso: 09/05/2022]

[2] Curso básico sobre dolor. Tema 4. Dolor muscular y articular. Abordaje Farmacéutico (2015). Elsevier. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-farmacia-profesional-3-articulo-curso-basico-sobre-dolor-tema-X0213932415344828 [Acceso: 09/05/2022]

[3] Dolor muscular. Mayo Clinic. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/symptoms/muscle-pain/basics/causes/sym-20050866 [Acceso: 09/05/2022]

[4] Dolores musculares. MedlinePlus. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003178.htm [Acceso: 09/05/2022]

[5] Dolor muscular: tipos, causas y tratamiento (2020). OMRON. Disponible en: https://www.omron-healthcare.es/es/salud-y-estilo-de-vida/tratamiento-del-dolor/dolores-y-malestares-corporales/dolor-muscular-tipos-causas-y-tratamiento.html [Acceso: 09/05/2022]

Comparte